¿De verdad quieres incentivar a tus empleados?

Caja de Skinner

Querer incentivar a los trabajadores para motivarlos, es ver el hombre como una rata en una caja de Skinner.

Se le dispone con hambre en una caja y para conseguir la comida, tiene que activar la palanca.

La comida se ha extendido a otras recompensas: dinero, ascenso, viajes, y otros incentivos; la palanca tiene forma de torno, de teclas de ordenadores, de pedidos de clientes o de cargas de camión, pero siguen siendo palancas para conseguir comida.

El sistema funciona cada vez menos, los resultados son cada vez peores y la implicación de los trabajadores ha bajado a niveles históricos.

Y en lugar de replantear el sistema, los figuras del management imaginan otras presentaciones para la comida, nuevas maneras ingeniosas con la esperanza de incentivar el hombre a activar tontamente sus palancas, sin sentido ni aportación a su desarrollo personal.

Lo describió muy bien Paul Watzlawick: cuando se demuestra que una solución no funciona ¡aumentemos las dosis! Pero seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes es una locura. Y esto lo dijo Einstein.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Empresas, management, personas